domingo, 9 de agosto de 2009

Idas y venidas

Vuelve a ser domingo. Vuelvo a echar de menos más de lo normal. Vuelvo a escuchar a Scott Matthew con los ojos cerrados. Vuelve la nostalgia, que nunca se va, pero vuelve fuerte, despiadada, con las armas afiladas, con la absoluta convicción de destrozarme, sin discurso, sin argumento, sólo con su testaruda manera de tortura con recuerdos...
Vuelvo a sentarme con ella, la invito un café, charlamos de lo que fue y de lo que no fue y pudo haber sido, de pasados pluscuamperfectos y futuros impasivos. La convenzo para que se vaya sin remordimientos, con un abrazo de despedida. Hace que se va, pero nunca lo hace, la nostalgia, maquillada o desmaquillada siempre permanece...

j.

1 comentario:

  1. Momentos de debilidad. Hace tiempo que no les dedico tiempo.

    ResponderEliminar

Rayos de luz en la oscuridad